“a common aloofness, differently manifested — a common melancholic sense of humour; each in his own way saw life sub specie aeternitatis.” (Evelyn Waugh)
Pues la mirada cristiana de la historia es una mirada de la historia sub specie aeternitatis, una interpretación del tiempo en términos de la Eternidad y de los eventos humanos a la luz de la Revelación divina. Y así la historia cristiana es inevitablemente apocalíptica, y el Apocalipsis es el sustituto cristiano de las filosofías seculares de la historia. (Christopher Dawson)

viernes, 10 de agosto de 2012

Player's



En marzo de 1832, William Wright fundó una pequeña fábrica de tabaco en el barrio de Broadmarsh en la ciudad de Nottingham. Wright hizo una considerable fortuna y cuarenta años después pensó en vender. Fue así que en 1877, John Player se hace cargo de la ella.

Poco después, Player la muda a Radford, hacia el oeste del centro de Nottingham, donde comienza la construcción de las Castle Tobacco Factories. En un primer momento, sólo uno de los tres edificios fue usado para el procesamiento y empaquetado del tabaco, siendo alquilados los otros dos inmuebles.

John Player fue tal vez el primero en vender el tabaco empaquetado —hasta ese entonces, los clientes adquirían el mismo por peso y lo envolvían en papel de diario. Los paquetes llevaban el nombre de “Player’s”, haciéndose equivalente de confianza en la calidad y constancia de la mezcla.

Pronto incorporó a sus hijos, John Dane Player y William Goodacre Player, tomando la empresa su nombre más conocido John Player & Sons, Ltd. of Nottingham.



Sus marcas más conocidas eran “Navy Cut”, “No. 9”, “John Player Special”, “Gold Leaf” y “No Name”. El logo de “Navy Cut”, con un marinero con la leyenda “Hero” en la frente, recorrió el mundo con los barcos británicos.

Sabemos que, entre otros, J. R. R. Tolkien y C. S. Lewis (y su hermano Warren) fumaban, de vez en cuando, “Navy Cut” de Player’s. También lo hacía James Bond, el personaje de Ian Fleming.

Navy Cut” (corte naval) se refiere a la forma en que, en el siglo XIX, los marinos de la Armada Real Británica transportaban el tabaco durante sus travesías en alta mar en la forma de rollos de hojas de tabaco prensadas. A medida que el tabaco estaba maduro, los marineros iban cortando pequeños trozos con los que armaban sus cigarrillos o llenaban sus pipas.



En 1901, John Player & Sons, amenazada por la desenfrenada competencia de cigarrillos estadounidenses, se fusionó con Imperial Tobacco, entonces propiedad de la familia Wills en Bristol. El acuerdo implicaba que Player’s retendría su propia identidad y sus marcas más características, y así fue durante setenta años.

Las marcas de Player’s tuvieron una última época de oro a fines de los ’60 y comienzos de los ’70, cuando sus colores adornaban los autos Lotus de la Fórmula Uno y las motocicletas de carrera Norton.

Incluso en la Argentina, el negro y oro de la marca de cigarrillos “John Player Specials” tuvo su auge.

En los ’80 comenzó su decadencia. Las fábricas de Nottingham se redujeron mucho y las marcas son producidas en otros sitios. Incluso “Gold Leaf” fue vendida a la competencia de Imperial, la British American Tobacco (BAT).

Una de las innovaciones comerciales de John Player fueron las tarjetas o figuritas coleccionables que venían en los paquetes. Ya en 1893 hubo una pandemia de coleccionistas de la serie “Castles and Abbeys” (castillos y abadías). Aún hoy son muy apreciadas (¡y caras!) las series “Footballers” (futbolistas) del ’26, “Civil Aircraft” (aviones civiles) del ’35 y “Motor Cars” (automotores) del ’36.

También hubo series sobre escritores. Y de allí hemos sacado esta curiosidad:



Antes que nos censure algún alma puritana, recordamos lo de G. K. Chesterton:

El hombre libre es dueño de sí mismo. Puede hacerse daño, tanto comiendo como bebiendo; y puede arruinarse jugando. Si lo hace, ciertamente que es un condenado tonto, y puede que sea también una condenada alma. Pero sino, no puede decirse que sea un hombre libre, no lo es más que un perro.” (Charla radiofónica del 11 de junio de 1935.)


No hay comentarios.:

Publicar un comentario